Esta versión recibe el nuevo tren motriz híbrido suave de Stellantis. Destinado a estar muy extendido en el grupo, este conjunto combina una nueva generación del Puretech de 3 cilindros 1.2 con un motor eléctrico de 48 voltios.

Todo sistema híbrido siempre consta de 2 partes. Están la mecánica y su control, el hardware y el software. Esta segunda parte ha avanzado considerablemente en los últimos años y es la que permite utilizar estas mecánicas pequeñas. 

Sin embargo el tren motriz también progresó significativamente en el sentido de que el Puretech de 3 cilindros adopta ahora el ciclo Miller, que al modificar el ritmo normal de apertura de las válvulas permite ganar en eficiencia de combustible. Eso solía ser a expensas de la potencia, pero con la sobrealimentación y la gestión del motor de última generación, este ya no es el caso.

Por último, este motor se asocia a una nueva transmisión automática de doble embrague de 6 velocidades. A primera vista, se trata de una regresión, ya que el C5 Aircross automático se asociaba anteriormente a una automática de 8 velocidades, pero la contribución del eléctrico debería permitir compensarlo.

El motor de gasolina es un 1200 cc que entrega 136 CV a 5500 rpm, con un par motor de 230 Nm a 1750 rpm, y el eléctrico da 28 CV con un par motor de 55 Nm. En cuanto a la batería, tiene una capacidad total de 900 Wh, de los cuales 430 Wh son útiles.

Citroen C5 Aircross Hybrid 136 CV

Los ecologistas suelen hablar mal de los SUV y de todos los coches altos, pero lo real es que es más fácil subirse a un SUV que a un sedán, con un asiento más bajo. Y la facilidad de acceso se hace más notable a medida que envejecemos. Dado que la edad media de los automovilistas que compran un coche nuevo es de 56 años, no debería sorprendernos el éxito de estos SUV.

El tablero destaca el sistema híbrido, y así podemos ver inmediatamente cómo funciona y eso está bien pero los clientes de Citroën se sentirán decepcionados por la estandarización impuesta por Stellantis. Ahora solo encontramos controles genéricos, y ese es el mayor defecto del C5. Desde que Citroën detuvo la suspensión hidroneumática, el volante de radios simples o de cubo fijo, es difícil afirmar, que este auto tiene algo especial, que es un Citroën, y… por más que se busque no lo encontramos.

Citroen C5 Aircross Hybrid 136 CV

Citroen C5 Aircross Hybrid 136 CV

O si es así, hay 3 asientos independientes en la parte trasera. No parece mucho decir, pero cuando toda la competencia tiene asientos traseros divididos 60/40, es una verdadera distinción. El pasajero del medio no es castigado como suele ser el caso. Las familias con 3 hijos lo agradecerán. Y todo el mundo estará encantado con la comodidad de los asientos, con espuma de calidad que es una verdadera ventaja. Con los asientos traseros individuales, aquí es donde Citroën marca la diferencia.

Citroen C5 Aircross Hybrid 136 CV

Hablemos también del baúl, notablemente espacioso con un volumen de 580 litros. Dado que la hibridación es ligera, no hay una batería grande para reducir el volumen.

Citroen C5 Aircross Hybrid 136 CV

Al volante, lo primero que se nota es el tamaño medio de la pantalla central, aunque su resolución no es la mejor. El indicador de funcionamiento del sistema híbrido fácil de leer es una agradable sorpresa ya que indica la conducción en modo eléctrico con mucha más frecuencia de la que uno espera.

El funcionamiento del híbrido suave de hoy es equivalente a este híbrido completo de hace 20 años. No hubiéramos creído que esto fuera posible hace poco tiempo. La diferencia con un híbrido completo está en la ciudad, porque en cuanto se superan los 75 km/h, apenas queda nada más que el motor de gasolina. Los 55 Nm de la máquina eléctrica ya no se sienten. Estás al volante de un automóvil de una tonelada y media impulsado por un pequeño motor de 3 cilindros, y el rendimiento es pobre especialmente porque la caja de cambios además es un poco lenta para reducir las marchas.

Afortunadamente, hay un modo Sport. Y con una característica bastante rara, las diferencias entre el modo normal y este modo Sport son muy notables. Básicamente, la caja de cambios cambia mucho más tarde, el sistema permite que el motor acelere y se está en modo eléctrico con mucha menos frecuencia pero el motor se hace sentir demasiado y es mejor quedarse en modo normal y conducir como un buen padre de familia, porque así es como más aprecia la comodidad de este Citroën.

Citroen C5 Aircross Hybrid 136 CV

Es sobre la comodidad que la marca Citroën ha construido su reputación. Todos los franceses mayores de 50 años han tenido experiencia con la hidroneumática, y este C5 Aircross pretende acercarse, aunque solo utilice soluciones muy convencionales. 

El consumo es casi el mismo que con el motor no híbrido. 6,2/6,3 l/100 km promedio. Es en la autopista donde sube abruptamente,  7,6 l/100 km.  Y haciendo de abogado del diablo, no puedo evitar pensar que con un buen Diésel, como un 2 litros de 150 CV, el consumo de combustible podría haber sido menor. Sí, el diésel ha sido demonizado, y Peugeot-Citroën, que era un defensor de él, lo abandonó rápidamente, obedeciendo al fariseísmo parisino. Este híbrido turbo-gasolina 1200 es ciertamente más virtuoso en el escape, con un anticontaminación técnicamente más simple, por lo tanto menos costoso y más confiable, pero no es más eficiente en combustible.

Citroen C5 Aircross Hybrid 136 CV

Conclusión. El Citroen C5 Aircross Hybrid 136 CV es un automóvil notablemente homogéneo, muy cómodo para un agradable placer diario, con un gran baúl. Y su sistema híbrido, a pesar de sus modestas características, es efectivo. El precio que ronda en Europa los 37.800 euros es otro atractivo.

Héctor Daniel Oudkerk