En las ciudades modernas cargadas de tráfico, las habituales ambulancias  suelen encontrar dificultades para maniobrar, perdiendo con ello un tiempo que puede ser decisivo.

Por ello se cree que los vehículos urbanos pueden jugar un papel clave en esta particular demanda de movilidad. Así lo cree Citroën España, que acaba de entregar dos ejemplares de su My Ami Cargo a Cruz Roja.

Decorados con los colores de esta institución, los dos My Ami Cargo prestarán servicio en la Comunidad de Madrid participando en toda clase de acciones de Cruz Roja y como apoyo logístico en servicios de prevención, ya que esta variante prescinde del asiento del pasajero para ofrecer un volumen de carga útil de 400 litros.

Con sus contenidas dimensiones, propias de un cuadriciclo, el Citroën My Ami Cargo llegará sin problemas a cualquier calle del centro por estrecha que sea y aprovechando cualquier hueco para estacionarse lo más cerca posible de los pacientes. 

La autonomía de 75 km debería cubrir los desplazamientos de una mañana de voluntariado en la gran ciudad.

Héctor Daniel Oudkerk