«Había una diferencia de 4,888 kilos entre la declaración del equipo del coche #16 y la masa de combustible medida por el delegado técnico. La declaración del equipo se ha declarado equivocada y constituye una violación de la directiva técnica y del artículo 12.1.1.i del Código Deportivo Internacional. De acuerdo con eso, los comisarios han decidido que el equipo debería recibir una multa de 50.000 euros«, se puede leer en el comunicado de la FIA.

La carrera de Abu Dabi comenzaba con Charles Leclerc investigado por una anomalía en su combustible. La cantidad de combustible declarada no correspondía con la medición que hizo el delegado técnico, Jo Bauer, antes de que el monoplaza del monegasco abandonara el Pit-Lane en dirección a la parrilla.

«La declaración de combustible del coche #16 se ha comprobado antes de que abandonara el Pit-Lane«, rezaba un escueto informe de Bauer.
«Había una diferencia sustancial entre la declaración del equipo y la cantidad de combustible que tenía el coche. Dado que esto no cumple con la TD/12-19, traslado esta cuestión a los comisarios para que lo puedan considerar«.
La FIA decidió posponer la investigación de este caso hasta el final de la carrera. Tras la declaración de Ferrari ante los comisarios, la Federación resuelve que el equipo merece una sanción monetaria porque el coche de Charles Leclerc llevaba 4,88 kilos más de los declarados de forma previa a la carrera.