BOSCH

BREMBO
La magia de la electricidad gana el automóvil, pero no se puede limitar a los motores, Bosch y Brembo anuncian que podríamos ver los primeros frenos eléctricos «brake by wire» ya en la próxima década.

El todo eléctrico no es para mañana, ya que los esfuerzos que aún deben realizarse son numerosos. Pero algunos fabricantes han intentado diferentes enfoques en algunos componentes mecánicos, como Infiniti, que fue una de las primeras marcas en desarrollar una dirección «por cable»o «by wire», es decir, control eléctrico. 

Los frenos, también, podrían ser controlados eléctricamente. Esto es en cualquier caso lo que anunció el gigante Bosch. El fabricante alemán de equipos explicó que la tecnología utilizada actualmente en la F1 podría introducirse progresivamente en nuestros automóviles en la próxima década.
Específicamente, el freno se acciona mediante un cilindro de circuito y maestro hidráulico, pero por un accionamiento eléctrico conectado a un sistema informático, que incluso podría ser parametrizado, dejando la elección de «sentido» al pedal.
Los beneficios del frenado eléctrico, según Bosch, serían simplificar la parte inferior de un automóvil y tener una respuesta más rápida al frenado. También podríamos ver una pequeña bonificación desde un punto de vista ecológico con la ausencia de líquido de frenos DOT, muy contaminante y corrosivo.
El gigante alemán reconoce que la transición a este tipo de frenado podría llevar mucho tiempo, como cuando el disco tuvo prioridad sobre el tambor.
Por su parte también Brembo ya se prepara para la enorme demanda futura de frenos electrónicos «brake-by-wire«
La electrificación del sector del automóvil, aunque pasito a pasito, ya está en marcha, y son muchos los proveedores de componentes los que han de ir adaptándose a los nuevos tiempos y a las exigencias de estos vehículos de nueva generación, tanto eléctricos puros como híbridos.
El que sea probablemente uno de los fabricantes de equipos de frenos más conocidos del mundo ya se está preparando para satisfacer la futura demanda que generarán estos nuevos tipos de vehículos. Hablamos de Brembo y de los frenos electrónicos o «brake-by-wire».
Mientras que los automóviles convencionales con motor de combustión han recurrido históricamente a frenos hidráulicos, según Brembo, en un futuro el sector del automóvil en su totalidad dará el paso al «brake by wire», como en su día se pasó de los tambores a los discos de freno.
«Los sistemas de freno electrificados serán una fuerte tendencia en la próxima década. Los equipos brake-by-wire nos dan a nosotros y a los fabricantes una gran flexibilidad de puesta a punto», afirmaba recientemente el director ejecutivo de Brembo, Giovanni Canavotto, a la revista estadounidense Car and Driver. Y es que este tipo de sistemas permiten ajustar el tacto o la respuesta de los frenos al gusto.
Los frenos electrónicos o «por cable» se llevan usando muchos años en competiciones como la Fórmula 1 y permitirían en un futuro que los coches de calle pudieran contar con diversos ajustes para la dureza o el recorrido del pedal de freno, de igual forma que los modos de conducción varían parámetros de la dirección o la suspensión.
«Tendremos que trabajar en los algoritmos, ya que los sistemas eléctricos tienden a funcionar como un botón (encendido/apagado). Habrá que concentrarse en el tacto y las sensaciones. Pero también tiene ventajas, ya que las señales eléctricas son más manejables que las hidráulicas, por lo que los sistemas ‘por cable’ simplificarán la arquitectura de los vehículos», continúa Canavotto.
Brembo
«La mayoría de fabricantes de automóviles están mostrando ya su deseo de electrificar los vehículos por completo, incluso más allá del sistema de propulsión. Los frenos brake-by-wire no necesitan un motor eléctrico ni tampoco un sistema eléctrico de 48 voltios», asegura Canavotto, quien también cree que aún no ha llegado el momento de su implantación, pero llegará pronto.