Lanzado en Europa en 2016, el Borgward BX7 no logró interesar a los clientes

Fundada por Carl Friedrich Wilhelm Borgward en 1919, la marca alemana Borgward disfrutó de un gran éxito en la década de 1950. Cayó en bancarrota a principios de la década de 1960, fue resucitado en 2008 por Christian Borgward, nieto del fundador  con el apoyo de Beiqi Foton Motor, una subsidiaria del gigante SAIC de China con la idea de vender sus SUV en todo el mundo y particularmente en Europa, primero con el BX7 presentado oficialmente en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2015.

Pero mientras Borgward apuntaba a una producción anual de 800 000 autos en 2020, nunca logró vender más de 55 000 autos en un año. En 2020 solo vendió 8.700, lo que precipitó su caída, no ayudada por la crisis del coronavirus. Según los periodistas ingleses de Autocar, Borgward acaba de declararse en quiebra.

Con los motores 100% térmicos del BX7 n han permitido que el BX7 se impusiera en Europa en el contexto actual y la llegada de una variante 100% eléctrica no llegó salvar a Borgward a tiempo. 

Héctor Daniel Oudkerk