WWF

BMW, Google, Samsung SDI y Volvo han firmado la solicitud de WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza, en inglés World Wide Fund for Nature) para una moratoria sobre la explotación minera en aguas profundas.
En un comunicado publicado el miércoles 31 de abril de 2021, la WWF (1) anunció que BMW, Google, Samsung y Volvo fueron las primeras multinacionales en firmar su llamado para el fin, o el aplazamiento a largo plazo, de la minería de los fondos marinos profundos. Un acuerdo que implica que estas empresas se comprometen a dejar de utilizar minerales de esta fuente en su explotación industrial o para financiar cualquier actividad minera en aguas profundas.

Con el auge de los vehículos electrificados o eléctricos, la demanda de baterías se dispara y requiere un importante suministro de minerales como el cobalto, el cobre, el manganeso o el níquel, todos materiales que se pueden extraer del fondo marino, a profundidades de 4 a 6 km.

Los recursos se encuentran en abundancia en el área llamada Clarion-Clipperton del Océano Pacífico Norte, una vasta área que abarca millones de kilómetros cuadrados entre Hawai y México. El objetivo de WWF es evitar la destrucción de este entorno marino aún inexplorado. Un llamado que fue escuchado por las 4 empresas mencionadas anteriormente que evitarán por tanto producir o comprar baterías a partir de la explotación de recursos «marinos».

La idea detrás de esta moratoria es prohibir la minería en aguas profundas antes de que un estudio detallado haya permitido comprender cómo funciona el ecosistema en cuestión y cuáles son los riesgos para el ecosistema en particular y el medio ambiente en general. Además, WWF tiene como objetivo priorizar otras alternativas mineras hasta que se agoten antes de abordar el fondo marino.

Debe recordarse que las alteraciones en los ecosistemas marinos tienen una gran influencia en el funcionamiento general del clima y, por lo tanto, en los trastornos ambientales.

Para aclarar las cosas, el hecho de que BMW, Google, Samsung SDI y Volvo se unan a WWF en su enfoque no significa, por supuesto, el final de los proyectos de minería en aguas profundas, de los cuales los principales actores son DeepGreen, GSR y UK Seabed Resources – un subsidiaria de la sucursal británica de Lockheed Martin, que todavía espera vender minerales del fondo marino a los fabricantes de automóviles y baterías, de los cuales Samsung SDI es el primero en seguir la iniciativa de WWF.

WWF

Si bien el enfoque de WWF se comprende bien, los operadores mineros se oponen a él con argumentos que abren el debate. De hecho, según DeepGreen, la extracción de nódulos (del tamaño de una papa) en el lecho marino sería más sostenible que la minería terrestre, esta última genera más desechos y proporciona nódulos cuya concentración de metales es menor que sus contrapartes marinas. Por tanto, se trata aquí de rentabilidad y sobre todo de eficiencia, argumentos de carácter «ecológico» aún por verificar.

Llama la atención que Noruega, que aboga por una política ambiental estricta y ambiciosa y es uno de los mercados automotrices más electrificados del mundo, ya ha anunciado que otorgará licencias de minería en aguas profundas a partir de 2023, lo que la coloca como precursora en este campo. También se habían beneficiado con la extracción de petróleo en el Mar del Norte por otra parte.

(1) El Fondo Mundial para la Naturaleza (en inglés World Wide Fund for Nature) es una organización no gubernamental fundada en 1962 que se encarga de la conservación del medio ambiente.1​ Su nombre oficial en Estados Unidos y Canadá es World Wildlife Fund. Es conocida popularmente por las siglas WWF. La sede internacional está ubicada en Suiza.  El WWF es el mayor organismo conservacionista del mundo con más de cinco millones de socios en todo el planeta, está presente en más de 100 países y lleva a cabo en torno a 1 300 proyectos para la protección del medio ambiente

Fuentes: Reuters, moniteurautomobile.be