En 2025, Aston Martin llegará a la categoría Hypercar tanto en el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) como en IMSA. 

La presencia de un Aston Martin en las 24 Horas de Le Mans se remonta a 1928, dos coches se alinean para Cyril Paul-Jack Bezzant y Augusto Cesare Bertelli-George Eyston, que no lograrán ver el final.

Aston Martin 1928

El progreso no tardó mucho, ya que Gus Bertelli-Maurice Harvey llegaron 5º en 1931, luego Charlie Martin-Charles Brackenbury subió al podio de Sarthe en 1935 (3º) al volante del Aston Martin Ulster.

Aston Martin 1931

Aston Martin 1935

Pero la década dorada, la que queda en memoria de los entusiastas de las 24 Horas de Le Mans y Aston Martin llega en 1951. Los autos pintados en British Racing Green son primero GT, como el DB2, luego autos deportivos convertibles siguiendo el ejemplo del Ferrari TestaRossa. Es precisamente contra los coches rojos que Aston Martin claudica. En 1955, 1956 y 1958, la marca británica pierde contra los italianos.

Aston Martin DB2 1951

Aston Martin DB3 S 1956 

El director del equipo, Reg Parnell, sabía que otro fracaso en 1959 tendría consecuencias desastrosas, tanto para la reputación de Aston Martin como para su credibilidad al frente del equipo. Lanzó el desarrollo del DBR1, un auto magnífico con curvas voluptuosas.

Con Le Mans en mente, se trabajó mucho en aerodinámica. Guardabarros delanteros que cubren más a las ruedas, cubiertas plásticas para los asientos del pasajero, parte trasera de la carrocería acorde con la altura del parabrisas, bridas extraíbles en las ruedas traseras: el trabajo en el túnel de viento ha dado sus frutos, ganando preciosos kilómetros por hora en los Hunaudières.

También se trabajó en el 6 cilindros en línea de 3.0 litros, disponible en dos versiones. En el #4, Moss-Fairman está propulsado por un motor más potente (255 hp) pero menos confiable que los #5 de Shelby-Salvadori y el # 6 de Trintignant-Frère. (240hp).

Aston Martin BBR1 1959

Las tripulaciones tienen que llevar adelante estrategias diferentes…, Moss-Fairman pueden utilizar el régimen máximo, la estrategia de Parnell es enviar a Moss a pelearle a los tres Ferrari Testa Rossa, que comienzan grandes favoritos. Dan Gurney fué el más rápido en la práctica con el Ferrari en 4’03»3 contra 4’10»8 en Moss.

Tomando su papel de liebre en serio, Moss escapó al frente de la carrera, antes de ser superado en la vuelta 17 por el Ferrari de Jean Behra.

A partir de la 4ª hora, el Ferrari de Allison-Da Silva Ramos es víctima de una caja rota (recordemos que por ley en Ferrari, siempre es la caja la que se rompe, ¡nunca el motor!). Tres horas más tarde, Moss-Fairman abandonaron por una falla en la válvula, después de cumplir con su papel.

Aston Martin BBR1 1959

Behra-Gurney lideran con la Ferrari hasta la hora 6, antes de tener problemas mecánicos en la noche. Ferrari solo puede contar con Gendebien-Hill, intercalado entre los dos Aston restantes. Los Rojos recuperaron la ventaja en la hora 11, cuando Salvadori se detuvo prematuramente con una fuerte vibración.

El autoritario Parnell envía a su piloto de vuelta a la pista, pero debe volver de nuevo: ¡el neumático trasero izquierdo de Avon está desinflado! Más potente, la Ferrari resulta inalcanzable, poco antes del mediodía, comienza a sufrir el calor. Una tapa de cilindros porosa tiene la culpa, y a la hora 20, el auto líder abandona. Gracias a una preparación y estrategia perfectas, Aston Martin no solo está corriendo hacia la victoria tan deseada, sino hacia un doblete, Shelby-Salvadori adelante de Trintignant-Frère que respetaron las instrucciones conservadoras.

La carrera, sin embargo, no fue un paseo por el parque para los ganadores: víctima de cólicos, Shelby se tragó solo Coca-Cola durante el evento, mientras que Salvadori tiene los pies quemados por la proximidad del escape. No importa estos inconvenientes, ya que esta victoria es una consagración para estos dos pilotos, para David Brown y John Wyer.

Unos meses más tarde, David Brown anunció el fin del programa DBR1, que continuó en manos de equipos privados. Así, en 1960, Roy Salvadori ocupará el 3er lugar en Le Mans con el joven Jim Clark.

Jim Clark / Roy Salvadori (Aston Martin DBR1) 1960

No fue hasta finales de la década de 1980 que un Aston Martin buscó a la victoria en la clasificación general de Le Mans. Ecurie Ecosse une fuerzas con el fabricante de Newport Pagnell para crear un Grupo C. El Aston Martin AMR1 equipado con un V8 de 6.0 litros derivado del motor del Aston Martin Virage.

Pero el intento de llevar dos chasis a Le Mans en 1989 salió mal. A pesar de la presencia de un gran especialista como Brian Redman, el AMR1 #18 no puede seguir el ritmo de Jaguar, Sauber-Mercedes y otros Porsche. Se ubicó en el puesto 11 (Redman, Michael Roe y Costas Los), mientras que David Leslie, Ray Mallock y David Sears abandonaron debido a múltiples problemas eléctricos. 

A pesar del progreso en la segunda mitad de la temporada en el Campeonato del Mundo, el programa se detuvo al final del año. ¿La razón? Ford después de haber comprado Aston Martin 1987 y Jaguar dos años después, se encuentra con dos marcas en el Grupo C, lo cual es contraproducente. Naturalmente, Jaguar se conserva debido a su rendimiento (victoria en 1988 en Le Mans).

Aston Martin 1989

En 2009, Aston Martin Racing, bajo la supervisión de David Richards volvió a LM P1. Lola proporciona el chasis, y Prodrive le coloca el V12 de aspiración natural que ya equipa al DBR9 en la clase GT1. Todo con los colores de Gulf y no hay nada más hermoso.

Aston Martin 2009

El Lola-Aston Martin DBR1-2 no solo es bello, sino también es poderoso! Cuarto detrás de los intocables motores Diésel de Peugeot y Audi en 2009 (Jan Charouz, Tomas Enge y Stefan Mücke), y sexto en 2010 (Harold Primat, Stefan Mücke, Adrian Fernandez).

Será diferente para el Aston Martin AMR-One en el 2011. Pesado, con un físico incómodo, lento e inquieto debido a un motor turboalimentado de 2.0 litros 6 cilindros en línea, ¡queda a 20 segundos de la pole position en Le Mans en 2011! Los abandonos son inevitables. A las 15:30 p.m., las dos máquinas involucradas ya estaban en boxes con los motores fuera de servicio.

Aston Martin AMR-One 2011

Héctor Daniel Oudkerk