Después de habernos adelantado el concepto A290_β el año pasado, la firma francesa ha anunciado que el A290 EV hatch con especificaciones de producción se presentará en Le Mans el 13 de junio.

Alpine A290

El A290 se basará en el nuevo Renault 5, aunque con un carácter más orientado al rendimiento para competir con el Mini Cooper SE y el 500e de Abarth. No solo contará con más potencia que su relación R5, sino que se beneficiará de un ajuste de hardware y software a medida para una experiencia de conducción más atractiva.

Alpine A290

Dimensionalmente, el A290 es razonablemente compacto con 3, 99 m de largo, 1,82 m de ancho y 1,52 m de alto, con una distancia entre ejes de 2,53 m.

Contará con un solo motor montado en la parte delantera que impulsará el eje delantero. Todavía no se han anunciado cifras de rendimiento ni precio, pero sí se sabe que se construirá en la planta de Renault en Douai junto con el Mégane E-Tech.

Alpine A290

El vicepresidente de ingeniería de vehículos de Alpine, Roberto Bonetto, describió al A290 como un automóvil para el conductor de verdadera delicadeza, frotando los pulgares y los índices para enfatizar su búsqueda de sensación y conexión. «Hemos trabajado muy duro en la forma en que responden el acelerador y los frenos, el comportamiento de entrada y salida. Estamos perfeccionando la forma en que el frenado hidráulico y el frenado de regeneración se fusionan y hemos creado una entrega de par que es mucho más manejable y agradable en comparación con la forma típica y bastante desagradable de los vehículos eléctricos. Estamos muy centrados en estas importantes cualidades«.

El A290 tendrá suspensión trasera multibrazo y utilizará amortiguadores pasivos con topes hidráulicos. Los neumáticos han sido desarrollados específicamente para Alpine por Michelin para tratar de conciliar los objetivos contradictorios de baja resistencia a la rodadura y alto agarre.  El sistema de frenado utiliza las mismas pinzas de cuatro pistones que el A110, mientras que el software de control que combina el frenado hidráulico y de regeneración se beneficia de la experiencia de Alpine en la Fórmula E.

Alpine A290

Cuando Renault cerró su submarca de alto rendimiento Renault Sport, muchos de sus miembros pasaron a trabajar en Alpine.

La gran cantidad de vehículos eléctricos sugiere un abandono total de la combustión interna, pero en un comentario revelador, Bonetto dijo: «Nuestro objetivo es cero emisiones. Eso no es necesariamente solo EV. Estamos abiertos a otras soluciones, tal vez al hidrógeno«.

A diferencia de los equipos de F1 que compran motores para clientes, Alpine es un constructor completo con su propio departamento interno de tren motriz. Con sede en las instalaciones del equipo en Viry-Châtillon, más de 350 personas trabajan en el diseño y desarrollo de los programas de tren motriz Hypercar de F1 y WEC de Alpine.

Las regulaciones de los motores de la F1 deben sufrir un cambio importante en 2026, cuando los equipos cambien a una combinación más simple de un V6 alimentado por combustible sostenible y un sistema híbrido MGU-K reforzado, pero más allá de eso, el hidrógeno se ha planteado como una solución a largo plazo para la búsqueda del deporte de cero emisiones netas. Según el director de vehículos de Alpine Racing, François Champod, ya están haciendo progresos significativos con el combustible alternativo: «Estamos trabajando duro en motores de combustión interna de hidrógeno. Hay una versión de esto que se está ejecutando aquí en Viry. Dado que Ineos, uno de los mayores productores de hidrógeno de Europa, es una de las partes interesadas del 33% en el equipo Mercedes F1, el impulso hacia una solución sostenible de combustión interna tiene un gran lobby detrás.

Por ahora, el objetivo principal de Alpine es llevar su familia de vehículos eléctricos al mercado. Esto comienza este año con el A290, al que seguirá de cerca un crossover GT de 89 kWh con tracción total y dos motores. 

Héctor Daniel Oudkerk (https://diarioautomotor.com.ar/)