Para celebrar sus siete décadas de historia Abarth acaba de presentar el Abarth 695 70º Aniversario, la versión más especial y exclusiva de la gama, limitada a 1949 unidades. Estrena un nuevo kit estético, con ensanchamientos en los pasarruedas y un prominente alerón que se puede regular en múltiples posiciones.

Está pintado en la exclusiva tonalidad «Monza 1958 green livery«, mientras que los detalles que ensanchan los guardabarros, los bajos y las tapas de los retrovisores están rematados en color «Gris Campovolo«. Las llantas de aleación SuperSport, de 17», están pintadas en color negro mate, ofreciendo un contraste muy llamativo. En el interior los cambios son menores, limitándose a una nueva tapicería tricolor para los semi-backets Sabelt

Mecánicamente el Abarth 695 70º Aniversario es, en realidad, un Abarth 595 Essesse, con su mismo motor 1.4 Turbo de 180 CV asociado a una caja de cambios manual de 5 velocidades con diferencial autoblocante. Mantiene también el mismo equipo de frenos, con pinzas Brembo de 4 pistones en el eje delantero que muerden unos discos perforados de 305 mm de diámetro, así como el escandaloso sistema de escape Record Monza con cuatro salidas.

La principal diferencia radica aquí en el gigantesco alerón posterior, puesto a punto en túnel de viento y que es capaz de generar, en su posición más elevada, hasta 42 kilos de fuerza descendente a 200 km/h. Las prestaciones siguen siendo más que serias: acelera de 0 a 100 km/h en 6.7 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 225 km/h.